El Sentido del Masaje, un lenguaje silencioso de conexión.



El sentido del tacto en el masaje transmite de forma invisible una combinación de intenciones, emociones y deseos, incluyendo el amor, la armonía, la escucha y otras innumerables cualidades.

Como lengua, el tacto tiene la capacidad de transmitir la realidad consciente e inconsciente de una persona a otra; sin tener que ser traducida por la mente racional.

El cuerpo no miente.

Y es por ello, que el sentido del tacto en el masaje como modalidad terapéutica, se basa siempre en buscar la verdad energética, esa verdad que puede ser sentida y percibida incluso cuando las palabras pueden decir lo contrario.

El toque experto tiene dentro de sí una capacidad de escucha que puede abrir y curar aspectos heridos del cuerpo-mente. Y es una indagación consciente y una curiosa atención a lo que está debajo de la superficie de la piel de la otra persona.

Para existir, para estar vivo en este momento, para recibir y relajarse existe una vinculación o cooperación tacita entre quien da el masaje y quien recibe la terapia.

Y es, esta cualidad, lo que facilita una profunda confianza, y por lo tanto, acceso a la curación.

Este acceso proviene de la conciencia de que estamos unidos, literal y energéticamente. De que pertenecemos a un todo y de que no estamos solos en el mundo.

El tacto es nuestro primer idioma. Porque incluso antes de nacer, estamos influenciados por nuestra conexión táctil con nuestra madre y su cuerpo energético y medio ambiente.

Otro aspecto del sentido del tacto en el masaje es que cuando se afila, puede ser un punto de acceso para escuchar a través de nuestra mente intuitiva.

En mi propia experiencia como terapeuta, mis habilidades han madurado mucho durante todos estos años de práctica, y toda la información que recibo es a través de mis manos.

A veces vienen a mi imágenes, tonos, colores, símbolos, sonidos, palabras o frases. Y es a través de ellas que soy capaz de descifrar que es lo que el curador interno de cada persona esta tratando de decir. Lo que su subconsciente quiere que yo sepa y que ellos sepan. Para que ellos puedan curar algún aspecto de su dolor, sufrimiento o enfermedad.


La intención es facilitar la curación, y cuando la persona que recibe el masaje esta realmente alineada con esa intención, la inteligencia innata de la curación de la vida aparece revelada como guía.

El tacto nos cura innatamente como seres humanos. Es una forma primitiva que tenemos. Y el toque experto puede fomentar la confianza y el ablandamiento de lugares blindados en nosotros, permitiéndonos abrir puertas cerradas o bloqueadas en nuestra psique.

El tacto consciente y experto puede abrir caminos y dimensiones internas que no podrían estar disponibles de otra manera. Porque el tacto amoroso es siempre terapéutico y tiene el potencial de nutrir nuestros cuerpos y almas, curar nuestras heridas y devolvernos nuestro espíritu.

De la manera mas básica, el masaje alienta a la totalidad de nuestro ser diciendo en silencio: " Está bien, estás a salvo, estas en posesión, perteneces y tienes derecho a existir, porque, de hecho ... ¡aquí estás!

Con cariño,



0 vistas

Hecho con pasión por Lailén Costanzo [ Todos los derechos reservados© 2020 ]  Argentina